Si os fijáis bien en estas tres fotos, tantoEva Longoria, como Beyoncé, pasando por Jennifer Lopez guardan el mismo secreto: su palabra clave es Spanx. Se trata de la firma de ropa reductora más famosa entre las celebrities de Hollywood que ya puedes encontrar en España, en concreto, y por ahora, en El Corte Inglés.

Dicen las malas lenguas que llevan este tipo de fajas hasta cuando van a hacer deporte, pero lo que parece es que las lucen hasta mujeres que pensamos que nunca las necesitarían, como Nicole Kidman o Katie Holmes. Una de las más famosas NO apariciones de Spanx fue la de Penélope Cruz en los pasados Oscar, cuando llevó uno de sus modelos debajo del vestido de L’ Wren Scott. Hacía menos de un mes que la esposa de Javier Bardem había dado a luz a su hijo Leo, y para lucir semejante modelito, uso las artes de una buena faja Spanx para contener un poco su maternidad.

 


Spanx nació de la necesidad de su creadora, Sara Blakely. Un buen día fue a probarse un vestido que había elegido para ir una cena, cuando comprobó que era uno de esos días en los que estás algo más que hinchada. Era verano y hacía calor, tenía las piernas morenas, así que no quería tapárselas con unas medias que además le recogieran un poco la tripa. Total, cogió sus pantys favoritos y cortó toda la parte de abajo, dejando sólo la parte que cubre vientre y muslos, y cuando se miró al espejo, se quedó maravillada y así nació la neo-faja.

 

 

 

Para esta joven empresaria lo único importante es que las nuevas fajas fueran, además de efectivas, cómodas. En Estados Unidos es la firma número uno de prendas moldeadoras. Hay lo que ella llama Shaper (figura) Spanx para cada parte del cuerpo que quieras reducir. Sus tejidos son más que confortables y están pensadas para llevarlas de día o de noche, con vestido, falda o pantalón, para cualquier tipo de cuerpo y sin enterarte que las llevas.

Puedes encontrar toda la línea en tres níveles de compresión: Medium, Super y Super-Duper. Todas están fabricadas con encaje especial trabajado en ondas y reforzadas por una poderosa malla que soporta, alisa y realza el contorno del cuerpo. Gracias a sus materiales de microfibra, se adhieren al cuerpo como una segunda piel. El modelo más básico, que es el que veis en la foto del medio cuesta unos 37 euros.

Hay muchas más marcas, como Maidenform, que es la corsetería más antigua de Los Estados Unidos, que también la podéis encontrar en El Corte Inglés y que son también muy recomendables. Además, tiene tienda on-line, que funciona de maravilla. 


Otra semana hablaremos de los famosos sujetadores «push up», y de esa manía de usar a pedazos de modelos, como Irina Shayk, la novia de Cristiano Ronaldo para anunciarlos. Odio ese spot, no creo que a ella le haga falta que le levanten nada con ayuda de ropa interior, y por la cara que pone mi marido, me dan ganas de ir a la tienda y escupir a cada uno de ellos.